Fintech y su futura regulación en Chile

Con el anuncio de que el Ministerio de Hacienda y el Consejo de Estabilidad Financiera, comenzarán a trabajar en propuestas orientadas a regular el mercado Fintech en Chile, dicho término empezó a sonar cada vez más fuerte.

Pero ¿qué se entiende por Fintech?

Fintech es cualquier innovación en el sector financiero producida por la tecnología que tiene como resultado nuevos modelos de negocio, nuevas aplicaciones, procesos o productos que producen un efecto material asociado en los mercados e instituciones y en la provisión de servicios financieros.

La tendencia a la regulación del Fintech es global, siendo los países más avanzados en ello, el Reino Unido, Estados Unidos y Singapur.

Hace pocos meses Chile adhirió al Documento “Principios orientadores para la regulación Fintech en la Alianza del Pacífico” en la XVII Reunión de Ministros de Finanzas de los países de la Alianza del Pacífico, realizada a principios de julio de 2018 en Bogotá, Colombia.

En éste se establecen principios comunes que orienten las políticas regulatorias de cada país, y que propendan al fomento de la innovación en la prestación de servicios financieros, la preservación de la integridad y estabilidad financiera, la protección del consumidor, la promoción de la competencia, y la mayor inclusión y profundización financiera.

Asimismo, el presidente de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) adelantó que la futura regulación del Fintech en Chile se basaría en tres principios:

–    Neutralidad tecnológica, es decir, que existan reglas equivalentes para empresas tradicionales y tecnológicas.

–    Proporcionalidad, que existan exigencias proporcionales a los riesgos involucrados.

–    Regular según la función que cumple la entidad en el sistema financiero.

Considerando este escenario, el interés del Gobierno en regular el Fintech es evidente y la meta debiera ser establecer un marco regulatorio global y amplio que abarque a todas las herramientas tecnológicas aplicables en el mercado financiero y lo suficientemente innovador para que perdure en el mediano plazo, esto teniendo en cuenta la rapidez con que avanza el desarrollo de la tecnología en el mundo.

Pero el desafío podría ser mayor, lograr que, a través de estas nuevas regulaciones financiero-tecnológicas, Chile se convierta no solo en líder de la región, sino que sea capaz de generar una plataforma para entregar servicios financieros desde Chile al resto del mundo.

De este modo, se está abriendo en nuestro país una excelente oportunidad de transformarse en líder en una industria que ha ido creciendo alrededor del mundo.

Jimena Altuzarra, Coordinadora de Comunicaciones en Alster Legal.

 

Menú